Blog Ping Tool !sasporimazaCa: Consciencia...

viernes, 25 de mayo de 2012

Consciencia...

Cuando me paro a pensar en la consciencia, siempre acabo dándole vueltas a lo mismo. Y no me refiero a lo que "hay detrás de la consciencia", pues es un discurso para buscadores, y sinceramente yo ya busco más bien poco. Pero si que es cierto que el sentido de la consciencia es algo así como "un dolor". Es una explicación bastante lógica decir que normalmente no nos sentimos los ojos, o los brazos. Podemos manejarlos sin problemas, pero no los sentimos por que forman parte de nosotros, o más bien somos nosotros mismos. Pero cuando enferman, entonces ya los sentimos. Es el dolor. Me puede doler un ojo, y sé que algo le pasa, o un brazo, y entonces lo siento, sé que tiene algún tipo de trauma.

Bien, pues la consciencia puede ser algo parecido a "estar enfermo". Cuando nos sentimos, nuestro yo está presente como un ego, es que estamos enajenados. Me encanta la palabra "enajenado" por que es transitorio, hay vuelta atrás, se puede resolver.

Y todo este tema me hace ir un poco más allá y pensar que como consciencia, como espasmo cerebral en el que, de repente aparece un "soy yo", y puedo oler, ver, caminar, palpar, oír, y codificar todas esas sensaciones que vienen de mis circuitos nerviosos, soy el actor principal en esta película de interacción.



Y siendo ese actor principal, también puedo pensar que todo se mueve a ritmo de lo que voy creando con mis órganos sensitivos. Si, en cierto modo lo creo yo, puesto que sin mis sentidos, para mi, estado de consciencia principal, no existirían.

Y le doy otra vuelta de tuerca y pienso que si no fuera yo, y fuera un mosquito, todo mi mundo se podría definir por mis órganos sensitivos de mosquito. Entonces la ciudad, el lenguaje, los padres, el árbol de parque desaparecerían, dejarían de existir, para convertirse en otras cosas que, como cuando fui mosquito no recuerdo, no puedo definir.

Así que como mosquito de bien, me dedicaría a volar de aquí para allá, chupando del bote y huyendo de los murciélagos y salamandras. y eso sería como ir a trabajar, pues sería muy, muy pesado, tener que estar todo el día pendiente de esos animales indeseables.

Y todas las cosas que son, tienen esa cualidad consciente del ser. Y todas tienen su visión particular del mundo.

A veces me quedo mirando algún trozo de plástico en la carretera, o un pedazo de "algo" indefinible que encuentro, y como creo que más allá de la vida y la muerte, que son clasificaciones físicas a determinado nivel, pero que pierden importancia si hablamos de átomos, hay consciencia allá por donde miro, me quedo ensimismado mirando e intento empatizar con ese nivel de consciencia, muy diferente al mio, ese trozo de plástico, siendo el actor principal en su mundo...



A veces pasa que en mi estado de consciencia presente, sucede que por alguna razón determinada, como sentarme y sentirme, aparece un vacío inmenso, donde cabe todo, y de repente dejo de moverme al ritmo de mi consciencia, por que en ese estado la consciencia deja de tener sentido, y empiezo a no-moverme con otra no-consciencia donde no hay esa separación entre yo y el mundo, ya no soy esa figura principal, ese actor principal, y entonces soy otra cosa vacía que no es ni actor ni no actor, ni observador ni observado. Ya no se nada, ni como funcionan las cosas, ni si hay ni si hubo.

En ese vacío no-consciente, el discurso no existe. Sólo el vacío.

Y de nuevo me encuentro en el mundo de Maya, soñando, viviendo sensaciones... Por que sólo puede existir en mi consciencia un vacío si antes o después hay un "lleno".

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------ 

4 comentarios:

  1. esas reflexiones tan "Allan Watts" me encantan...gran entrada
    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Pero que nunca falte la atención, amigo mío. Que nunca falte.

    ResponderEliminar